José Luis Díaz (logo)

Español Español

Lecturas > Mini Masterclass: Simon Hayes

Mini Masterclass: Simon Hayes

por Simon Hayes

Soy Simon Hayes y soy un sonidista de rodaje.

Un sonidista de rodaje en películas o television es la persona que graba el diálogo y los efectos de sonido que ocurren durante la filmación.
Entonces es mi responsabilidad que las voces de los actores estén grabadas lo más limpias posibles, con la menor cantidad de ruido de fondo posible. Y cualquier efecto de sonido que sea incidental mientras se filma también es grabado para que después, el equipo de diseño de sonido, pueda agregar las grabaciones de las voces “limpias” y los efectos de sonido incidentales a los efectos de sonido más “producidos” y la música, para así crear el soundtrack final.

Yo trabajo con un equipo, el cual es muy importante para mí.
Hacer una película es siempre un trabajo de colaboración entre todos los departamentos. Y yo confío en mi equipo enormemente.
Obtener buen sonido de directo, no es cuestión solo del jefe de sonido de rodaje.
Hay que tener un buen operador de boom, un buen segundo operador de boom (que a la vez es el ingeniero de mantenimiento de sonido).
Entonces, generalmente, un equipo de sonido en una película dada es de 4 personas:


El sonidista (jefe de sonido de rodaje)

El operador de boom

El Segundo operador de boom e ingeniero de mantenimiento

El meritorio (quien obviamente está aprendiendo con el equipo, poniendo alfombras bajo los pies de los actores para que no haya pasos en los diálogos siempre que sea posible y, en general, aprendiendo el oficio)


El operador de boom tiene que realizar un trabajo que requiere de muchísimo talento.
Debe aprenderse los diálogos como si fuese un actor, porque el micrófono debe moverse entre las lineas de diálogo.
Si hay varios actores hablando entre ellos en la toma, el boom debe moverse entre ellos, no puede simplemente quedarse en el medio.
Esto sucede porque usamos un micrófono direccional para tratar de cancelar el ruido de fondo, y si el boom no esta apuntando exactamente a la boca del actor, éste sonara "fuera de eje", tendre que subir la ganancia y el ruido de fondo va a subir de volúmen.
Entonces lo que el operador de boom tiene que hacer es mover el micrófono entre los diálogos. Pero no solo eso. También tiene que asegurarse que el micrófono no entre en cuadro, porque si el micrófono entra en cuadro hay que volver a filmar la toma. Y si esa toma contiene una actuación excelente del actor, entonces estaríamos decepcionando al actor, al director y a todo el equipo técnico en el set.

El operador de boom, por lo tanto, debe conocer los distintos tamaños de lente, debe saber exactamente cuánto se puede acercar al borde del cuadro, porque mientras más cerca esté del borde, menos volúmen o ganancia tendré que usar y cuando esto sucede, tenemos menos ruido de fondo.
Si hay menos ruido de fondo, y el diálogo esta más limpio, significa que la actuación sonará mejor en el cine, pero además, que el equipo de post-producción, en la sala de mezcla, va a poder subir los efectos de sonido y la música, porque tienen diálogo más limpio con el cual trabajar. Es por esto que TODOS se benefician al tener un diálogo más limpio.

Para poner un ejemplo de lo que hace un operador de boom:

Si tenemos dos actores sentados en distintos lugares, el operador va a colocar el micrófono sobre el primer personaje; cuando sea el turno del segundo, va a mover el boom para apuntar hacia el otro actor cuando este hable, y si hay un tercero, se moverá luego hacia él y de vuelta al primero.

El ingeniero de mantenimiento, es el segundo operador de boom.
Cuando hay que utilizar dos booms, él lo maneja, y colocamos los dos micrófonos en canales separados para que el equipo de edición pueda hacer un balance entre los dos.
Tenemos el doble de posibilidades de obtener un buen sonido si usamos dos booms.
El ingeniero de mantenimiento también es responsable de resolver problemas del día a día como qué canales van a usar los micrófonos inalámbricos, cuando estos se usen; se asegurará de que estos canales estén liberados para la locación en que nos encontremos; se asegurara de que los actores tengan los micrófonos colocados cuando lo necesitemos; y además de todo es mi mano derecha.

Por lo tanto, mi equipo es muy importante para mí. Es muy colaborativo.

Les Misérables fue un proceso increíblemente desafiante, porque fue único en muchas áreas.
La vision de Tom (Hooper, director de la película) era la de un musical enteramente cantado.
Entonces, no solo es una grabación en vivo, sino que además, no hay nada de diálogo.
Cuando pensamos en el formato tradicional de musical, tenemos una rutina de canto y baile en la cual los actores hacen playback. Luego tenemos un grupo de escenas de diálogo que cuentan la historia. Y luego tenemos otra rutina de canto y baile.
Por lo tanto, las escenas de canto y baile están separadas por secuencias de diálogo donde tenemos textos hablados que cuentan la historia.

Les Misérables en cambio, es cantada de principio a final.

Entonces Tom, acertadamente, tomó la decisión de no permitir que los actores hagan playback durante dos horas y media (la duración del film). Creo que de hacer eso, la audiencia no se hubiera podido conectar con la película.
Lo increíble de su visión es que quería darle a los actores la oportunidad de cantar en vivo, pero eso no es todo. Lo realmente emocionante fue que no quería que estuvieran limitados a un tempo.

Incluso si hay actores cantando en vivo, y les envías por auriculares escondidos una pieza de música pre-grabada, no importa que estén cantando en vivo, porque igualmente deben atenerse al tempo de la grabación.
Si quieren detenerse en algún momento para poder expresar alguna cuestión emotiva dentro de la actuación, si quieren detenerse para llorar porque la escena es triste o inclusive si quieren tomarse un momento para caminar por la habitación entre dos lineas cantadas, y están atados a un tempo dado de una grabación pre-existente, no podrán hacer eso.

La visión de Tom fue extremadamente emocionante y única en que no solo quería que cantaran en vivo, sino que quería que ellos fueran los que determinaran el tempo de la canción. Por lo tanto, no hubo ninguna música pre-grabada.

Lo que hicimos fue tener una pianista tocando y alimentando los auriculares. Pero el director pidió exclusivamente, que el músico nunca jamas "guiara" al actor.

El músico estaba en una habitación a prueba de sonido, sobre el costado del set y básicamente tenía un monitor para cada cámara que estaba filmando. Entonces ella veía la actuación y el "pie" para entrar se lo daba el actor.

Entonces, la actuación tomaba precedencia sobre el tempo de la música.

Esto significó que en "What have I done?" o "I dreamed a dream" Hugh (Jackman) y Annie (Hathaway) tenían la enorme posibilidad de ser emotivos cuando ellos quisieran.
Cuando ellos creyeran que sus personajes debían tomar una pausa o tener un pensamiento, podían hacer lo que quisieran.

Lo que fue tan desafiante y emocionante de eso, es que luego se le mostró el corte final de la película a la orquesta y ellos tocaron ajustándose a ese corte.

Una orquesta en una película normal, tocaría contra una partitura. En Les Misérables, tocaron contra la interpretación de los actores en una pantalla enfrente de ellos. Y estoy seguro de que eso tiene un efecto muy, muy grande en cuán emotivo podría llegar a ser, y en la conexión que la audiencia tuvo con esas interpretaciones.
Eso le permitió al elenco saber que, cuando imprimieran toda esa emoción en la actuación, todo estaría grabado a la perfección para poder ser usado en el producto final.

Estoy muy orgulloso de todo en Les Misérables.
Hubo solo una escena en la película, la cual tuvo que ser filmada con lip sync (playback), y es la escena al principio de la película, cuando los convictos están remolcando el barco.
Esa escena era imposible grabarla en vivo, por lo tanto, hicimos un wild track de los actores antes de filmar la escena con los mismos micrófonos con los cuales grabamos el resto de la película y los reproducimos a través de unos enormes parlantes. Porque teníamos máquinas de viento con motores de VolksWagen haciendo que sus pelos se vuelen para cualquier lado, había máquinas generadoras de olas que arrojaban agua sobre los actores mientras remolcaban el barco, etc.

Pero desde ese momento, una vez que el barco amarra y Russell Crowe se encuentra con Hugh Jackman por primera vez, todas las actuaciones vocales son las que se grabaron en el set. No hubo doblajes. Son las actuaciones verdaderas.
Estoy increíblemente orgulloso de eso.

Si hubiera una escena de la cual me gustaría hablar y que ilustra realmente bien los desafíos en la colaboración entre el equipo técnico visual, los actores, y el equipo de sonido y música es "On my own" cantada por Samantha Barks.

En la escena, ella camina por la Rue de Plumet en Paris. Está lloviendo. Y básicamente entrega una actuación muy emocional.

No es una interpretación "ruidosa / fuerte" empieza muy, muy grave, como un susurro.

Hablemos del primer reto; la lluvia.

Filmamos esa secuencia en estudio, lo cual significó que teníamos que usar lluvia falsa. Había un equipo de lluvia preparado por el equipo de efectos especiales.
La colaboración con el departamento de efectos especiales empezó con el hecho de que les dijimos que debíamos tener una lluvia muy fina / suave. Porque, por supuesto, mientras más grandes son las gotas, más probabilidades hay de que una de estas golpee un micrófono, lo moje todo y arruine la toma.

El segundo problema con las gotas grandes de lluvia es que mientras más grandes sean, más ruido van a hacer cuando golpeen los adoquines en el piso. Tengamos en cuenta que se ve toda la calle en el plano. Escucharemos las gotas golpeando los techos de todos los edificios alrededor de ella. Todas y cada una de las superficies duras pueden, potencialmente, sonar como un tambor cuando hay gotas de lluvia muy grandes.
Entonces, lo primero que hicimos fue ajustar el tamaño de las gotas hasta que quedó minúsculo.
Esto lo hicimos no solo con la colaboración del equipo de efectos especiales sino también con Tom Hooper (director) y Danny Cohen su fantástico director de fotografía.
Danny miraba por las cámaras mientras ajustábamos las gotas inclusive antes de comenzar a ensayar las tomas.
Lo que hicimos fue disminuir el tamaño lo máximo posible, cada vez más y más, hasta que Danny dijo "Ok, chicos. Fueron demasiado lejos. Ya no podemos ver la lluvia con ese tamaño en las pantallas", y en ese momento, aumentamos el tamaño un poco, muy ligeramente, hasta que Danny estuviera contento y que la cámara pudiera captarla.
Entonces supimos que teníamos el set completo cubierto con máquinas de lluvia, pero que la lluvia era apenas visible en cámara y de esa manera disminuimos el sonido de las gotas golpeando los micrófonos y todas las superficies duras tanto como pudimos.

La otra cosa que hicimos fue hablar con Samantha y le dijimos que queríamos usar dos micrófonos inalámbricos a todo momento. Esto era para que si una gota golpease una cápsula del inalámbrico, tuviésemos otro para poder asegurarnos de que la actuación estuviese protegida y no tengamos que cortar. Porque no sería justo con la actriz no poder entregarle una toma completa y tener que estar cortando por dificultades técnicas. Así que le colocamos dos micrófonos inalámbricos.

Lo próximo que hicimos fue hablar con mi meritorio de sonido. Su trabajo fue el siguiente:
Teníamos una carpa en el fondo del set. Y tenía un secador de pelo.
Su trabajo consistía en que , cada vez que Samantha terminara la toma, él le sacaría esos dos micrófonos, le colocaría otros dos, y mientras se filmaba la toma, él estaría secando los dos micrófonos anteriores con el secador de pelo.
Entonces, sabíamos que tendríamos micrófonos secos en cada una de las tomas.
Eso es solo una parte de la historia.

Comenzamos entonces a hablar del boom.

Obviamente, nos gusta darle al equipo de edición de sonido una elección para hacer a futuro, durante toda la película.
Esa elección era: "Quieren usar los inalámbricos o los booms?".
Esa es una elección que conviene hacer durante la mezcla, o mientras se edita la película, porque podemos entender la "orquestación" de la película y cuán fuerte debería sonar todo. Es realmente una decisión que es mejor tomar después, y no durante el rodaje.
Un buen sonidista de directo entrega un buen canal de inalámbrico y un buen canal de boom, para que la elección se pueda hacer luego.

Entonces el boom iba a estar sobre la cabeza de Samantha.
Lo que hicimos fue poner al segundo operador de boom a mover la caña por encima del boom del primer operador. Pero en vez de tener un micrófono, tenía una especie de "techo".
Un cuadrado de 30 cm2 que mantenía por encima del boom principal.
Entonces teníamos el boom, y el segundo operador protegiendo al micrófono principal de la lluvia para que las gotas cayeran sobre el techo y no sobre el micrófono.

Lo que obtuvimos en esa escena, como en el resto de la película, es una actuación enormemente emotiva que Samantha no tuvo que volver a grabar.

Lo que se escucha de esa escena en la película es lo mismo que Samantha grabó en el set de filmación y fue enormemente inspirador ser capaz de capturar eso bajo esas circunstancias.

El video original está en el canal de YouTube de BAFTA GURU. Gracias BAFTA GURU.