José Luis Díaz (logo)

Español Español | English English

Lecturas > La Edición en MAD MAX: Furia En El Camino.

La Edición en MAD MAX: Furia En El Camino.

por Vashi Nedomansky

A la editora Margaret Sixel se le entregaron más de 480 horas de material fílmico para crear lo que terminaría siendo MAD MAX: FURIA EN EL CAMINO. La versión final dura 120 minutos y la componen 2700 planos individuales. Es decir, 2700 decisiones que, una tras de otra, deben fluir con la naturalidad suficiente para atrapar al espectador. 2700 decisiones que deben acompañar y revelar la historia de forma clara y concisa. Un corte mal hecho puede arruinar un momento, toda una escena, o hasta la película entera. Cero presión!

Mad Max en el centro


El estilo de edición de las películas de acción de los últimos 10 años se ha establecido como paradigma del popularmente conocido "Cine del Caos" ("Chaos Cinema".) Un bombardeo de planos incongruentes y sin relación entre sí que abruman al espectador y le generan una sensación artificial de energía y dinamismo. En dosis pequeñas puede resultar efectivo, pero luego de 2 horas se torna extenuante y confuso. Si la edición hace que la historia sea incomprensible, algo se está haciendo mal. En esa medida, cómo se pueden mantener la energía y frescura de las secuencias de acción sin recurrir a movimientos bruscos de cámara y ediciones hipersónicas?

Tom Hardy en el centro


El estilo de edición utilizado es una de las varias razones por las cuales MAD MAX: FURIA EN EL CAMINO resulta siendo una película de acción bien lograda. El uso de las técnicas de "línea de la mirada" y "encuadre con mira" que se usaron durante la filmación le permitieron al editor mantener toda la información visualmente valiosa en un solo lugar... el Centro del Cuadro. Al tener casi todos los planos con encuadre al centro, no hay necesidad de buscar un nuevo punto visual de interés cada vez que hay un corte. El espectador no necesita 3 o 4 cuadros para descifrar dónde tiene que mirar. De alguna forma, es como ver uno de esos folioscopios antiguos en movimiento. El centro de atención está siempre en el mismo lugar!

Charlize Theron en el centro


Esta fue la ley impuesta por el director George Miller a lo largo del rodaje. En filmación, se le podía escuchar constantemente en los walkie-talkies: "Pongan la mira sobre su nariz! Pongan la mira sobre la pistola!". La idea era poder hacer de la película algo digerible para los ojos y para el cerebro, aún utilizando cortes a alta velocidad. Cada plano nuevo que aparece en pantalla debe ocupar el mismo espacio que el plano anterior. No es una técnica nueva, pero filmar la película entera de esta forma le permitió a Margaret Sixel acelerar y, de cierta forma, amplificar las secuencias de acción, editando con la confianza de saber que la información visual no se iba a perder.



La "línea de la mirada" es otra técnica de edición que supone que el ojo del espectador se puede guiar y llevar a donde se quiera. Esto se logra utilizando un determinado movimiento dentro del cuadro mismo y/o posicionando puntos visuales de interés en lugares naturales o cómodos de la pantalla que le sean comunes a planos sucesivos en el tiempo. Por ejemplo, un plano de una flecha que se dispara desde un arco y que viaja de izquierda a derecha, se mimetizará de forma casi perfecta con un paneo rápido hacia el próximo plano, el cual tiene un blanco con la flecha clavada, aún en movimiento. El ojo del espectador está siguiendo el movimiento de la flecha, y su cerebro espera que, en el próximo plano, impacte en el costado derecho de la pantalla. En realidad no se ve ni se necesita ver el impacto de la flecha, pues un efecto de sonido oportuno bastará para transmitir y dar a entender lo sucedido. Si aplicamos este mismo concepto a los golpes, disparos, lanzas y choques automovilísticos en MAD MAX: FURIA EN EL CAMINO, podemos ver lo fácil que se vuelve entender el hilo conductor de las secuencias de acción.

Mad Max storyboards por Mark Sexton. https://twitter.com/DGSimo/status/492881087618490368


Mientras se preparaban para filmar la película, George Miller no tenía ningún guión. Lo que sí tenía eran más de 3500 “storyboards” creados por Mark Sexton. El estudio de producción claramente le pidió un guión y George dijo que no había; ofreció los 3500 storyboards, pues le había tomado cerca de 10 años lograr representar de forma gráfica y precisa la historia que quería contar. Los productores insistieron en que NECESITABAN un guión. George aparentemente tenía uno, pero según él “no era bueno”. Y en realidad, no necesitaba serlo. Él ya sabía cómo se iba a ver y sentir su película. Encuadre al centro y espectador atrapado.

Ver Texto Original
Video Original