José Luis Díaz (logo)

Español Español | English English

Lecturas > Haz que tu trabajo y tu organización hablen por tí

Haz que tu trabajo y tu organización hablen por tí

por Jeff Shifman, co-director de Boom Box Post.
Traducción: Pablo Gutiérrez

En el universo del diseño de sonido freelance, es probable que te contraten para trabajar a distancia. Internet nos permite compartir nuestros talentos sin tener que vernos cara a cara. La ventaja de todo esto es tener a disposición toda una red de profesionales del sonido que de manera bastante sencilla pueden hacer uso de tus servicios. El problema es el siguiente: salvo algún que otro e-mail, estarás demostrando tus habilidades y profesionalismo a través del trabajo que realices.

En primera instancia, el armado de tu sesión hablará mucho de tu manera de trabajar. Los editores más experimentados saben que siguiendo unas pocas reglas para garantizar la compatibilidad y la eficacia logran no sólo facilitar todo el esquema de trabajo, sino que además pueden demostrar que saben perfectamente lo que están haciendo. Elaborando sobre los conceptos esbozados en un artículo que escribí anteriormente, sobre el “pensar río abajo” 1, quisiera enumerar algunos principios básicos de edición de sonido, en aras de lograr un armado que diga: ÉSTE ES EL TRABAJO DE UN PROFESIONAL, y que en ese sentido te ayude a destacarte frente a los demás.

1 La palabra “downstream” es una metáfora que busca representar el trabajo de un editor de FX como parte del flujo de la corriente de un río. Allí por donde viaja la corriente (río abajo) están todas las otras personas involucradas en el proceso de post-producción, quienes siempre agradecerán que el trabajo de quien está “aguas arriba” esté bien hecho y bien organizado.

TODO COMIENZA CON UNA CONVERSACIÓN

El primer paso de cualquier trabajo es hacerle preguntas a tu jefe. ¿Qué versión de ProTools estás utilizando? ¿Tienes algún template que quisieras que use? De no tenerlo, ¿Cuál es el máximo de tracks que puedo entregarte? ¿Te ayudaría si utilizo “grupos alimenticios”? Saber hacer las preguntas correctas determinarán tu nivel de éxito.

ESCALONAMIENTO DE TU TRABAJO

Una vez que comienzas tu proyecto, es importante ser “limpio” a la hora de trabajar. Un buen primer paso es “escalonar” tu trabajo. Esto quiere decir editar de arriba hacia abajo, como una escalera. A medida que vas agregando capas nuevas utiliza el track inmediatamente inferior. A ésto se le llama “escalonamiento”, pues, como bien dijimos, el armado de la sesión se termina pareciendo al de una serie de escaleras. Algunas excepciones son los elementos repetidos y los objetos sonoros de larga duración (llamados coloquialmente en inglés “steadys”). Es muy importante que no olvides categorizar por color todas aquellas regiones que hacen parte de un mismo objeto sonoro. A la larga, el objetivo es presentar una sesión que sea fácil de interpretar a primera vista.

CONOCE TUS CATEGORÍAS

Casi todos los proyectos de edición de sonido tendrán los siguientes elementos:

  • Efectos Puntuales
  • Grupos Alimenticios
  • Ambientes Constantes
  • Fondos

Este debería ser el orden de prioridad de los efectos sonoros. Los “efectos puntuales” son aquellos sonidos que no necesariamente entran dentro de un grupo alimenticio particular. Estos son los tracks que eventualmente vas a querer escalonar. Los “grupos alimenticios” son conjuntos de tracks subdivididos en categorías relativamente fáciles de separar. Cuando se trata de “ambientes constantes” y “fondos”, la cosa no es tan blanco y negro, así que tomémonos un momento para definir ambos conceptos.

Los “fondos” son ambientes no-específicos que hacen parte de cualquier escena. “Room tones”, el cantar de algún pájaro en exterior, el viento; estos son todos ejemplos de “fondos”. Los “ambientes constantes”, por su parte, suelen llamar mucho más la atención. Se podrían definir como objetos sonoros que ocurren en pantalla, como lo podrían ser un juego de video portátil, o las burbujas de una pecera. Categorizar algo como ambiente constante o como fondo es relativo a cada situación particular, y hay que estudiarlo caso por caso.

Desde el punto de vista de la mezcla, los fondos generalmente durarán lo mismo que la escena y tendrán un nivel de volumen constante. Los fondos realmente funcionales son como los gérmenes, sabemos que están ahí pero no queremos pensar en ellos. Los ambientes constantes, por el contrario, cuentan una historia. Al darle más nivel a un ambiente constante cuando algo ocurre en plano, y al bajarle el nivel cuando eso mismo ocurre fuera de plano, nosotros – como editores – estamos contándole al espectador sobre la posición, la profundidad, y la importancia de dichos elementos. En otras palabras, los ambientes constantes son elementos que necesitan ser editados de acuerdo a los cambios de perspectiva, mientras que los fondos no.

Las ediciones por cambios de perspectiva de los ambientes constantes me gusta hacerlas en los tracks inferiores dentro de esa categoría. De ese modo, están lo más cerca posible a los fondos. Éstos, a su vez, siempre deben tener la duración de la escena y deben estar separados en dos grandes bloques. Para más detalles sobre cómo editar fondos que tengan sonido profesional y buena presentación, vayan a éste artículo.

Otro consejo profesional mientras seguimos en el tema de los fondos: como bien dijimos, éstos duran la totalidad de la escena y su nivel de volumen es más o menos el mismo a lo largo de la secuencia, por lo que resulta importante asegurarse que el material sonoro sea consistente en sí mismo. Si tienes una agradable capa de ambiente de pájaros donde, por unos segundos, se escucha el ladrido de un perro o se dispara la alarma de un auto, esto hará que el nivel que el mezclador ya había encontrado para ese ambiente no funcione más, y lo obligará a tener que entrar a mutear esos sonidos disruptivos.

LIMPIA TU DESORDEN

No dejes basura en las sesiones que vas a entregar. Markers, tracks de trabajo, efectos insertados; éstos son todos elementos esenciales para lograr un buen producto final. Pero aquí está el meollo del asunto: no queremos ver cómo preparaste la salsa. No importa cómo llegaste a un buen diseño sonoro, el resultado final es lo que importa y una sesión limpia habla bien de tu trabajo como profesional. Lo último que un supervisor quiere hacer es tener que vadear una maraña de tracks superfluos y efectos inactivos para llegar a lo que realmente importa. Cuando terminas tu trabajo, deberías crear una sesión final nueva que contiene el material en su versión final. Recuerda copiar todos los audios que estén linkeados. De hecho, también resulta provechoso crear un archivo zip de todo cuando se envía por internet. De esta manera, garantizamos que todo lo que se necesita está en un mismo lugar. Toda esta atención dedicada a los pequeños detalles te hará destacarte por sobre la competencia. La organización y la limpieza dicen mucho sobre la calidad de tu trabajo y tu forma de llevarlo a cabo.

LA NOMENCLATURA

Hay un tipo de personalidad que es verdaderamente compatible con el trabajo de edición de sonido. No sé muy bien cómo definirlo, pero llamémoslo “particular”. El diseño y la edición de sonido son medios creativos maravillosos, pero para poder darle cierta lógica a los miles de elementos que encontramos hasta en un breve capítulo televisivo, debemos ser muy “particulares” frente la manera en que nos organizamos. A tal fin, la consistencia es muy importante. Digamos que te contraté para hacer el diseño de sonido de algunos capítulos para una serie de televisión. Cuando recibo tu trabajo final, si cada una de las sesiones tiene exactamente el mismo nombre (a excepción, claramente, del número o el nombre de cada capítulo), sabré con qué clase de profesional estoy tratando. Es mi tipo favorito de locura. Tu trabajo me está diciendo que eres el tipo de persona que está dispuesta a tomarse el tiempo para asegurarse que hasta el último detalle sea coherente, hasta el nombre. Si estás pensando en algo tan microscópico como un nombre, sabré que lo que encontraré allí dentro será igual de meticuloso.

Con todas estas recomendaciones formales, es fácil olvidarse de que la creatividad es tu posesión más valiosa. Pero ese es precisamente el punto: hay cientos de miles de editores de sonido enormemente creativos que compiten directamente contigo, y que además son meticulosos y perfeccionistas. Creo firmemente que para ser exitosos en la post-producción de sonido es importante trabajar con ambas partes del cerebro. La buena noticia es que concentrarse en los aspectos formales traerá sus propios beneficios. Trata de ser ese editor metódico que presenta con orgullo cada uno de sus armados, y seguramente generarás una buena impresión.

PREGUNTA: ¿TIENEN ALGUNA OTRA RECOMENDACIÓN FORMAL? COMPARTAN EN LOS COMENTARIOS

Sid (Hace 10 meses)

Habiendo trabajado con distintos tipos de personas, algo de lo que me di cuenta es que, ante la duda de procesar o no una región o archivo, resulta muy útil incluir una versión no-procesada (y muteada) de ese mismo archivo, en caso de que quien reciba el trabajo quiera volver a esa versión original.

BoomBoxPost (Hace 10 meses)

¡Gran sugerencia! Es muy importante incluir una versión original del archivo procesado, es útil sobretodo en situaciones límite donde apremia el tiempo.

Justin Van Hout (Hace 10 meses)

¡De acuerdo! Sobretodo en lo que respecta el diálogo.

¡Quería también mencionar que los templates son nuestros amigos! Durante mucho tiempo estuve abriendo archivos OMF/AAF en sesiones nuevas, aunque sabía que era engorroso y una manera muy lenta de encarar el trabajo. Ahora que concienzudamente importo “Session Data” a los templates correspondientes, me ahorro por lo menos dos horas por proyecto. Cuando estás manejando todo el proceso de post, ¡es mucho tiempo!
Recuerden siempre guardar una copia de su sesión y no guardar encima de su template original.

Muchas gracias BBP, ¡siempre colaborando!

Boom Box Post (Hace 10 meses)

¡Gracias Justin!

Es una muy buena recomendación la de los templates. Puedes asegurarte de nunca sobre-escribir tus templates bloqueando el archivo. En Mac, “command-I” abre la ventana de información de cualquier archivo, y en la parte inferior le das click al símbolo que parece un candado. De este modo, si alguna vez intentas salvar sobre el archivo (accidentalmente), te pedirá que lo guardes como una copia.